I+D en PMI

Una de nuestras principales prioridades es desarrollar productos que puedan tener la capacidad de reducir los riesgos de contraer enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. Para abordar este desafío multifacético, nuestro departamento de investigación y desarrollo cuenta con un equipo de científicos con formación y experiencia en una amplia gama de disciplinas, como biología, química, ingeniería, matemáticas e informática.

Nuestros programas de investigación están dirigidos a comprender los mecanismos subyacentes de las enfermedades causadas por el consumo de tabaco y el complejo rol de los componentes del humo del tabaco en el desarrollo de estas enfermedades. 

Un aspecto importante de nuestra investigación es el desarrollo de métodos para evaluar el potencial de reducción de riesgo de un producto. Esta es una tarea muy compleja, dado que la mayoría de las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco tarda años, sino décadas, en desarrollarse. 

Nuestros programas de investigación complementan nuestro apoyo de la regulación en el área de la evaluación del riesgo. Los productos de riesgo reducido deben exigir a los fabricantes que aporten datos científicos a los reguladores para fundamentar cualquier afirmación.

Nuestro objetivo es ofrecer a los consumidores adultos la opción de obtener productos de riesgo reducido. Sin embargo, los fumadores deben comprender que estos productos no son la alternativa a dejar de fumar y que la mejor forma de reducir el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco es dejar de fumar.

El humo y sus componentes

Otro aspecto fundamental de nuestro programa de investigación y desarrollo es la prevención de la formación o la reducción de los niveles de componentes químicos tóxicos producidos durante la combustión del cigarrillo. Hasta la fecha, se han identificado más de 5000 componentes (o emisiones) del humo en el humo del tabaco. Las autoridades de salud pública han identificado aproximadamente 100 componentes del humo  como las posibles causas de las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. Estamos de acuerdo con muchos científicos, incluidos expertos de salud pública, que la reducción selectiva de componentes del humo de los cigarrillos convencionales es poco probable que logre reducir riesgos. Por consiguiente, nos hemos centrado en desarrollar nuevos productos de última generación que reduzcan considerablemente o eliminen por completo muchos de los componentes nocivos del humo del tabaco. 

La planta de tabaco

La planta de tabaco es un sistema biológico complejo. Las propiedades de la planta son el resultado de la interacción de la planta con el ambiente exterior (p. ej. el suelo, el clima, las prácticas agrícolas, y el proceso de curado de las hojas). Si bien muchas de las sustancias nocivas del humo se generan en el proceso de combustión y no están presentes en las hojas, las plantas de tabaco contienen sustancias nocivas como las nitrosaminas específicas del tabaco (tobacco-specific nitrosamines, TSNA) o el cadmio (un metal pesado), que pueden transferirse al humo en la combustión del tabaco. Nos centramos en prevenir la formación de estos componentes nocivos en las plantas de tabaco mediante diversas prácticas de fitogenética y agronomía.

Set cookie preferences